sábado, 18 de noviembre de 2017
Experiencia de Misión en Iquique
Visitas 1879
- Por: Ninoska Rojas
Misión en IQUIQUE una experiencia intercongregacional

Descargar Noticia

MISION EN IQUIQUE UNA EXPERIENCIA INTERCONGREGACIONAL

 

 

El día miércoles 16 de mayo, hermanas de cuatro congregaciones (María Concepción Vegazo de la congregación de los Sagrados Corazones, Roxana Maldonado de las Franciscanas de la Inmaculada, Margaret Milne y Vilma Alayo de la congregación Hermanas de la Misericordia, y Josefina Panedas y Ninoska Rojas de la congregación Siervas de San José, realizamos una pequeña misión en Iquique, acompañando a algunas familias afectadas por el terremoto.

Fue un compartir el paso de Dios durante semana santa. Cada hermana donó tiempo, acogida, testimonio a personas que no conocían. Respondieron prontamente al llamado que hiciera Conferre a apoyar a religiosas de los sectores afectado.

Este artículo quieres sintetizar el agradecimiento a cada persona que posibilitó esta experiencia, a Conferre Nacional por los contactos, los detalles en la despedida, como muestra la foto.

Nos acompañaron muy temprano en el aeropuerto, sin importar el frío, estuvieron presentes con ellas la vida religiosa: Gracias a Kenia, Cecilia y Magdalena. 

Luego el recibimiento en el aeropuerto de Iquique, con transporte a la mano. Nos llevaron hasta Alto Hospicio a casa “Nana Nagle” dirigida por Hermana Mary Moloney, quien con su equipo de trabajo nos alimentó y acogió como si nos hubiese conocido desde siempre. 

Mil gracias a ella y su congregación (Hermanas de la Presentación de Irlanda).  

Y por supuesto al Hermanos Pedro (Religioso Marista) rostro visible de Conferre zonal de Iquique. Gracias por compartir con nosotras la Misa Crismal, experiencia de fraternidad y de participación, en especial ante el llamado del obispo Don Guillermo Vera a laicos/as y comunidad eclesial, a cuidar y orar por cada sacerdote de la Diócesis. 

Pero deseo fundamentalmente expresar las gracias a cada Religiosa que nos acompañó, recibió, alimentó y ofreció su casa, su comunidad, en este tiempo de misión. 

Esta experiencia plantea nuevos desafíos, retos, al menos a quienes participamos en este encuentro: ¿Es posible la intercongragacionalidad?  

Fruto del encuentro de Superiores Mayores, la Hermana Cristina Robaina, teóloga de la Clar, puso el acento

en la misión del laicado, y sobre todo en el futuro de la vida religiosa en el contexto de la intercongregacionalidad. Por supuesto esto implica muchos cambios, estructurales, comunitarios, canónicos, pero más allá, siento que es un llamado que Dios nos hace en el momento actual.  

La intercongregacionalidad es una respuesta frente a nuestra presencia numérica, la que claramente ha disminuido, pero esencialmente es un signo de los tiempos, presencia del Señor que asume un nuevo rostro, nos desafía a la creatividad, a vivir una incluisividad tan necesaria en tiempos de globalización, pero tan desafiante para la vida religiosa chilena. 

Hemos sido un granito de arena en la búsqueda que están realizando muchas personas, de forma anónima e invisible, de nuevos caminos por los cuales dar testimonio de un Dios que se asoma en lo diferente para ofrecer un espacio de integración en un mundo cercano, desde los medios de comunicación social, pero tan distante del encuentro personal.  

Quisiera terminar con las palabras de Margaret Milne (Hermana de la Misericordia): “Muchas gracias CONFERRE para esta oportunidad para caminar, escuchar, participar y celebrar con las personas afectadas por los terremotos del norte, especialmente en la región de Iquique durante esta Semana Santa y Pascua de la Resurrección. Estamos esperando las invitaciones a continuar trabajando”

 

Ninoska Rojas

Sierva de San José

 

 

 

 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad